Hacer las cosas bien

Hacer las cosas bien

El primer trabajo que tuve en Ítaca fue ser el punto de venta de entradas para un show de un personaje mediático del país. Sí, así respondía cuando me preguntaban que hacía allí. Recuerdo que solo me dieron las entradas y me dijeron que llevara la cuenta de ellas. Tuve que sacar una cuenta de ahorros para depositar diariamente las ventas que hacía, tenía miedo de qué me robaran cada vez que depositaba o de extraviar una entrada. Confieso que contaba las entradas diariamente, para asegurarme de que no faltase ninguna.

Nunca me dijeron como debía anotar las ventas, ni me preguntaban sobre el dinero que tenía en la cuenta; creo que ellos pensaban en mí como alguien en el cual se podía confiar, aunque a veces me daba miedo de perder el dinero pensando que me denunciarían o algo por el estilo. Sí, era inseguro; sigo siéndolo, pero no tanto como antes, pues entendí que realmente, mi jefe era (y es) alguien que confía demasiado en las personas, y al parecer tiene un don para reclutar a las personas indicadas, en las cuales se puede confiar.

“El Brian”, como lo llamo yo, es una de las mejores personas que podrás conocer en tu vida. Es de esas personas que confiara tanto en ti como en tu talento. Pero… (y sí, hay un PERO); NO BASTA, y nunca bastará si no crees en ti. Agradece y recuerda que en la vida siempre vas a encontrar personas que crean y confíen mucho en ti.

Siempre hay alguien que se merece que hagamos las cosas bien.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *